Cloud Computing

Es un nuevo modelo de prestación de servicios de informatica y tecnología, que permite al usuario acceder a un catálogo de servicios y responder con ellos a las necesidades de su negocio, de forma flexible y adaptativa, pagando únicamente por el consumo efectuado

El Cloud Computing se basa en servidores desde internet encargados de atender las peticiones en cualquier momento . Se puede tener acceso a su información o servicio, mediante una conexión a internet desde cualquier dispositivo móvil o fijo ubicado en cualquier lugar. Sirven a sus usuarios desde varios proveedores de alojamiento repartidos en varios lugares. Esta medida reduce los costes, garantiza un mejor tiempo de respuesta y es muy económico para el cliente final.

Se define y caracteriza por su escalabilidad elástica (habilidad para manejar el crecimiento continuo de trabajo de manera fluida y estar preparado para hacerse más grande sin perder calidad en los servicios ofrecidos), por una excepcional experiencia de usuario, y por definir un nuevo modelo económico basado en una nueva forma de consumir servicios.

Beneficios

  • Integración probada de servicios Red. Por su naturaleza, la tecnología de cloud computing se puede integrar con mucha mayor facilidad y rapidez con el resto de las aplicaciones empresariales.
  • Prestación de servicios a nivel mundial. Las infraestructuras de cloud computing proporcionan mayor capacidad de adaptación, recuperación completa de pérdida de datos (con copias de seguridad).
  • Una infraestructura 100% de cloud computing permite al proveedor de contenidos o servicios en la nube prescindir de instalar cualquier tipo de hardware, ya que éste es provisto por el proveedor de la infraestructura o la plataforma en la nube.
  • Implementación más rápida y con menos riesgos, ya que se comienza a trabajar más rápido y no es necesaria una gran inversión. Las aplicaciones del cloud computing suelen estar disponibles en cuestión de días u horas en lugar de semanas o meses.
  • Contribuye al uso eficiente de la energía. En este caso, a la energía requerida para el funcionamiento de la infraestructura. Los servidores consumen mucha más energía de la requerida realmente. En cambio, en la nube, la energía consumida es sólo la necesaria, reduciendo notablemente el desperdicio.